lunes, 11 de agosto de 2014

D.I.Y. Espejo "Vintage"

La semana pasada publiqué en Instagram unas fotos donde os enseñaba este espejo de madera virgen al que quería dar un toque "vintage" o romántico, y la verdad es que fue mucho mas sencillo de lo que pensaba!



Sólo necesité:

- Un bote de pintura para madera (yo elegí un Blanco roto satinado)
- Betún de Judea
- Un trapo o bayeta de algodón
- Una brocha
- Cinta de pintor 




Antes de nada, aseguraros de proteger bien la superficie sobre la que vayais a trabajar, ya que algunas pinturas son fáciles de limpiar, pero el betún de judea puede eser muy engorroso y es un tinte muy concentrado, con lo cual mancha muchísimo!!!

Lo primero que hice fue encintar el espejo para poder llegar bien a cada rincón si ensuciarlo con la pintura.



A continuación le di una primera mano, lo dejé secar una media hora (esto depende de la pintura que hayaís elegido, así que seguid las indicaciones del bote) y luego le di la segunda para asegurarme de que el color quedaba más uniforme.





Después de la segunda mano esperé un poco más porque el betún de judea se aplica frotando un poco para quitar el exceso y quería asegurarme de no arrastrar la pintura de paso.

Hay varias formas de aplicar este tinte: con un paño, una esponja o un pincel... Se puede diluir para rebajarlo un poco o aplicarlo tal cual. Yo pregunté en la tienda y me dijeron que no hacía falta diluirlo, pero que había que ir con mucho cuidado y empezar haciendo pruebas en lugares no muy visibles, porque una vez que se aplica, no se puede retirar y es difícil corregir los excesos, así que os aconsejo que cojáis muy poquita cantidad de cada vez. Si queréis aplicarlo diluido, hacedlo con aguarrás.



Una vez humedecido el paño con el betún, fuí dando toques muy suaves sobre el marco, "manchando" las zonas que más me interesaban primero y difuminando bien después para que no se vieran demasiado oscuras.


Y así fui aplicando y difuminando aquí y allá hasta que quedó a mi gusto. No me llevó más de un par de horas terminarlo (contando los tiempos de secado, claro) y el resultado me encantó, así que seguramente haga lo mismo con un cubre radiador que hemos mandado a lijar.

Puede aplicarse encima una cera incolora para maderas con el fin de darle un poco de brillo y protección al mueble, pero en este caso no me pareció necesario protegerlo ya que el marco del espejo es una superficie pequeña, y además preferia conservar el efecto satinado/mate que dejó la pintura.







Y así de bonito quedó mi espejo de inspiración vintage. No se aprecia demasiado en las fotos porque sigue siendo un color clarito, pero he conseguido darle ese toque romántico que buscaba y la verdad es que estoy muy contenta con el resultado y me va perfecto con el resto de la decoración y con el suelo! Me encanta!!!



 Y a vosotros, os ha gustado? Habéis utilizado Betún de Judea en alguna ocasión?

Espero vuestros comentarios!!!

Besos y hasta el próximo Lunes ; D












No hay comentarios:

Publicar un comentario